Básicos que no pueden faltar en tu placard

Hay prendas indiscutibles que no pueden faltar en tu placard. ¡Descubrí cuáles son!

La moda se renueva constantemente trayendo tendencias y prendas nuevas. Sin embargo, hay algunas prendas básicas que son indiscutibles y uno tiene que tener en si o si en el placard.

Foto: Pinterest Ashlee

Remera blanca: Este color neutro da luz a cualquier tipo de piel y es un básico multi-combinable. Lo ideal es que no sea ni muy ajustada ni muy suelta, para que se pueda complementar con otras prendas de distinto tipo.

Remera negra: es el color clásico del que todas necesitan tener varias prendas en el placard. Al ser un color neutro, se puede combinar con todos colores. Además, es el color comodín que permite jugar con los accesorios, sobre todo los de colores, creando combinaciones únicas.

Musculosa blanca: La ideal para los días veraniegos para no sentir tanto calor, ya que los colores oscuros absorben más los rayos del sol y dan más calor. Es infaltable porque además de poder usarse sola, también es muy útil para combinar con otras prendas como las camisas.

Musculosa negra: Prenda comodín ya sea para usar sola en tu outfit veraniego como debajo de camisas. También sirve para neutralizar la atención y que el foco esté en la otra prenda que querés lucir.

El “little black dress”: Esta prenda icónica de Coco Chanel es el caballito de batalla que todas las mujeres deben tener en su clóset porque es altamente versátil. “Es una prenda que estiliza, sugiere, realza nuestra figura, es chic, glamorosa. Puede ser sofisticado o minimalista. Modesto si lo usamos solo o suntuoso si lo usamos con un gran accesorio. Te viste, te completa, te saca del apuro”, lo define la productora de moda y asesora de imagen Matilda Blanco.

Foto: Pinterest Wellesley & King

Camisa blanca: Es un clásico multicombinable que le da luz a la piel. Para que sea un básico y no una pieza ‘statement’ es que no tenga demasiados detalles. Eso permitirá adaptarla a diferentes looks y que perdure en el tiempo.

Campera de jean: El abrigo comodín que no pasa de moda, que queda bien en todas las estaciones. Aunque las hay de corderito, claras, oscuras, con tachas, con bordados, y muchos estilos más, siempre hay que tener en el placard una más clásica, que se puede ‘modernizar’ con accesorios y que va a quedar bien para toda ocasión.

Campera de cuero sintético:  Nos encantan y no pasan de moda jamás. Al contrario se reinventan constantemente con nuevos colores y diseños. Es importante elegir bien a la hora de invertir en una campera de cuero: lo mejor es optar por una de color neutro como café o negro, que servirán para todas las estaciones, y con un diseño clásico para usar siempre.

Foto: Pinterest Bloglovin’

Parka: Uno de los abrigos más versátiles, que se adapta tanto para los días más fríos del año como para los más cálidos. Aunque las opciones de colores son infinitas, las de color verde militar se han convertido en el nuevo clásico. A la hora del diseño, hay que optar por una que se adapte al estilo de uno y no viceversa.

Trench: le da elegancia y distinción a cualquier look, ya sea que se use para salir, ir a hacer las compras o para ir a trabajar. El mejor color es el camel o nude, que combina con todo y jamás pasa de moda.

Blazer negro: “Esta prenda le da fuerza y estructura a tu espalda. Arma los hombros y muchas veces mejora visualmente tu postura corporal”, asegura Matilda Blanco.

Tapado: Uno de los trucos de los sales es comprarnos esas prendas necesarias para nuestro placard y que suelen ser muy costosas. El tapado es una de ellas: cuando haya descuento comprate uno clásico pero no escatimes en calidad y enfocate en el diseño para que te dure muchos, muchos años.

Pantalón negro recto de vestir: Este tipo de pantalones estructura y estiliza las piernas y son salvadores para toda ocasión, como un cocktail en el trabajo, una fiesta o una evento que necesite un look formal. También es ideal para lucir colores difíciles de combinar.

Jean: Es fundamental encontrar el que calza bien, combina con nuestro guardarropas y sea un modelo que siempre vayamos a usar, ya sea recto, chupin, boyfriend o mom. TIP: tené en cuenta el largo. Si sobra un poco, se puede doblar. Si sobra mucho, es mejor cortarlo. “No le hagas un dobladillo gigante por si crecés”, advierte Matilda Blanco.

¿Qué básicos agregarías? ¡Te leemos!

¡Compartí!

¡Sumate a nuestro newsletter!

Sobre Barbara Paula Groba 1009 Artículos
Estudiante de Psicología en la UBA. Periodista egresada de TEA. Periodista Científica recibida en el Instituto Leloir. Editora de Historias de Moda y Se Dice Ciencia. EX Columnista de espectáculos en "Bondi, un viaje de vuelta" por Radio WU, redactora de Salud en Revista G y Anemix, redactora freelance en Planeta Guru, columnista de deportes en "Sin escalas", por Radio PRONTO. Twitter e Instagram: @barbigroba9