¿Cómo GUARDAR CORRECTAMENTE la ROPA en el PLACARD?

En su libro, “Manual de estilo: los secretos para encontrar tu mejor versión” (Editorial Grijalbo), el especialista en moda Fabián Medina Flores explica la importancia de mantener el orden en el guardarropas para aprovecharlo al máximo y ayudar a que lo que hay adentro fluya.

Lo primero que Medina Flores propone es tener un mínimo de tres tipos de perchas para diferenciar (¡y cuidar!) las prendas que hay colgadas en ellas:

  • Unas especiales para los trajes que permiten que no se deformen las hombreras y cuidan la sastrería de todo blazer, saco o abrigo (extremo grande y curvada hacia adelante)
  • Unas con pinzas, hechas para las polleras (si marcan la tela, es necesario ponerles gomaespuma o algún elemento que lo evite);
  • Unas clásicas, perfectas para camisas o pantalones, o también las de varias barras, ideales para colgar más de un pantalón.

A la hora de guardar la ropa, existen algunos truquitos que impiden que se marquen, deformen o se arruinen:

  • Pantalón de jean: es una prenda que se puede doblar sin problemas porque tiene spandex. Lo importante es no doblarlo a mitad de pierna, sino a la altura de donde terminan los bolsillos delanteros.
  • Camisas y blusas: en el caso de las camisas, aconseja dejar colgadas las de uso más cotidiano y el resto, doblarlas. Pero en el de las blusas, colgarlas sí o sí. En ambos casos, es importante jamás ponerlas en contacto con prendas con bordados, piel o algún extra que las pueda modificar, ensuciar, enganchar o dañar.
  • Sastrería: debe colgarse. Lo que tiene crepé y es viscoso (un sinónimo de viscoso) también.
  • Blusa de seda: es preferible guardarla ligeramente arrugada y enrollada, como un pañuelo.
  • Cashmere: tiene que ir doblado pero siempre dentro de una bolsa de seda.
  • Vestido de novia: seguramente todas lo guardan, así que tiene que estar sí o sí en su funda.
  • Trajes: deben ir colgados en su guardatrajes.

Otro tip importante para optimizar el placard, tanto en los estantes como en las perchas, es separar la ropa oscura de la clara. La oscura puede llegar a tener un proceso químico impregnable, producto del teñido que le dio ese color, que puede tener olores o incluso desteñir.

En cuanto a los zapatos y los bolsos, ellos requieren una organización especial:

  • En el caso del calzado, se pueden guardar con o sin cajas.
    • La mejor de las opciones sería guardarlos en cajas con fotos de los zapatos pero como no todas tienen ni lugar ni tiempo para hacer eso, hay otros tips.
    • Algunos zapatos requieren relleno sí o sí. Es el caso de los stilettos, mocasines y slippers. El relleno tiene que ser papel de diario, porque absorbe la humedad, y tiene que ser una sola grande que se amolde a la horma.
  • En cuanto a las carteras y bolsos…
    • Se pueden rellenar con papel de diario, aunque lo mejor es acudir a unas bolsas inflables que se ponen dentro y así no se tiene que juntar tanto papel.
    • Hay que darles carácter de exhibición para que duren. Lo ideal sería que estén apoyados en un estante, todos a la vista, pero si no es posible, lo que no hay que hacer es tenerlos colgados.

Sobre el orden de aparición de las prendas en el placard, Medina Flores aconseja que el límite sea la extensión del brazo de cada uno, alejando lo accesible de lo extraordinario o lo particular. En ese caso, hay que dividir el placard en tres partes:

  1. En el medio, lo diario.
  2. A la izquierda, los abrigos.
  3. A la derecha, las prendas de lujo, aquellas más preciadas que sirven para quebrar la semana.

La pregunta es… ¿cada cuánto es recomendable ordenar el placard con todos estos criterios?

“La ceremonia del orden debería repetirse lo más seguido posible. Mi recomendación es que sea cada tres meses como mínimo (ideal en cada cambio de estación), ya que en ese lapso seguro que algo nuevo entró. Y lo que entra es lo que tiene la atención de la semana y el mes. El predilecto, el hijo único, es siempre la última adquisición, pero tal vez le esté quitando protagonismo a una chaqueta divina o a algo más que puede ir con esa prenda nueva. Entonces, al hacer orden, hay que tener bien en cuenta el uso. Porque lo que no es fácil de encontrar, ver o tomar, difícilmente lo sumes al look del día”, afirma Fabián Medina Flores.

Algo importante también es que el lugar en donde se encuentre nuestro vestidor esté bien iluminado, para que la ropa se aprecie bien. La ventilación también es importante. Los armarios tienen que estar perfumados y oler bien, algo que se consigue con papeles, desodorantes especiales para tela, velas, etc. Y por supuesto, algo que sí o sí está out es la naftalina: se la tiene que suplantar con algún producto con aroma a flores de los miles que se venden en los supermercados.

BONUS TRACK: Un tip genial de Fabián es utilizar fuentes de inspiración para sacarles el jugo a cada una de nuestras prendas. Las revistas de moda, libros como “La parisina look book” y aplicaciones como Instagram, Pinterest, Tizkka y miles más pueden ayudarnos a agilizar el proceso de crear un outfit.

About Agustina Andujar Cavallo 1028 Articles
Editora en Historias de Moda. Cronista en PRONTO.com.ar. Columnista de espectáculos en "Sin escalas" por Radio PRONTO. Ex Radio Dime, MundoTKM, La Red, El Informante Show y Revista PRONTO. Colaboré para Perfil y Saber Vivir. Instagram, Facebook y Twitter: @agusandujar