Lugares que tenés que visitar si te apasiona el Antiguo Egipto

Si te encanta la historia de los Faraones, los jeroglíficos, el arte en los murales y las pirámides, tené en cuenta estos lugares a la hora de armar tu recorrido por Egipto.

Egipto es un destino elegido por muchas razones, pero sin dudas la más importante de todas es su riquísima e importante historia. En sus tierras, se gestó la primera y más importante civilización de la historia y dejó huellas tan imborrables que aún continúan allí para recordarle a toda la humanidad su grandeza.

A pesar de los movimientos políticos que ocurrieron en muchos países árabes en el último tiempo, Egipto sigue siendo un destino altamente popular. Recibe al menos a 10 millones de personas al año (15 millones en las épocas anteriores a la Primavera Árabe), que eligen este destino para observar de primera mano el legado dejado por el Antiguo Egipto.

Si estás planeando un viaje a este impresionante país por su historia, te dejamos algunos lugares que no podes dejar de visitar:

Museo de Antigüedades Egipcias de El Cairo: ofrece la más importante colección de piezas faraónicas del mundo. Su majestuoso edificio, diseñado por Marcel Dourgnon, es el hogar de más de 120 mil objetos clasificados y de muchos de los antiguos faraones ya que las momias de Ramses II, Seti I, Hatshepsut, Tutmosis III y tantos otros se encuentran expuestas. También la famosa máscara de Tuthankamon y muchos de los tesoros hallados en su tumba del Valle de los Reyes.

Se encuentra ubicado en la famosa Plaza Tahrir, a pocos metros del Río Nilo, y abre todos los días de 9 a 19. Su horario solo cambia durante Ramadán, cerrando a las 17. La entrada general al Museo cuesta 60 Libras Egipcias (LE, que equivale a 3,35 dólares americanos) y la reducida, 30 (US$ 1,68). La sala de las momias cuenta con un precio diferencial de 70 LE (US$ 3,91).  Ofrecen recorridos en varios idiomas por un precio aparte.

Pirámides de Giza y Esfinge: Aunque fueron construidas alrededor del 2500 a.C., se redescubrieron gracias a una expedición napoleónica en Egipto en 1978. Gracias a ésta, Europa volvió a poner el ojo en Egipto y su maravillosa historia, y las pirámides de Keops, Kefren y Micerino y la famosa Esfinge que las protege se volvieron una visita obligada de los apasionados por la historia y la arqueología.

Las visitas a las pirámides cuentan con precios especiales:

  • Recinto: 40 LE (2,22 dólares)
  • Pirámide de Keops: 40 LE, pero solo se venden 150 entradas al día, una por persona, y la taquilla abre de 8 a 13.
  • Pirámide de Kefrén: 20 LE (1,12 dólares).
  • Pirámide de Micerino: 25 LE (1,40 dólares)

Otras pirámides: antes de llegar a la perfección, los egipcios probaron durante miles de años estas construcciones y éstas siguen a la vista para maravillar al mundo.

La primera pirámide construida en la historia fue la de Saqqara. También conocida como Pirámide de Djoser, fue construida por su visir, el arquitecto Imhotep en el siglo XXVII a.C. Visitarla cuesta 35 LE (1,96 dólares) y la entrada incluye la pirámide, las mástabas de Mereruka, Kagemni, Ptahhotep y Ty, y la pirámide de Teti. Por 15 LE adicional se pueden visitar las mastabas de Nianjnum, Jnumhotep y Irukaptah-Jenu.

Otra muy importante e interesante de visitar es la pirámide roja de Dashur, que recibe este nombre ya que sus ladrillos reflejan la luz del sol, tornándose de un color rojizo. Esta ubicada a 40 km de El Cairo. Por 20 LE (1,12 dólares) se puede visitar el recinto y entrar a la pirámide, aunque deben pagarse 5 LE adicionales para la entrada de los vehículos.

Templos: Existen muchos, cada uno interesante por distintas razones, pero hay cuatro en particular que creo que deben ser visitados sin dudarlo.

El primero es el Templo de Luxor, situado en el corazón de la antigua Tebas. Contiene contribuciones de múltiples faraones, entre ellos Ramses II, Amenhotep III y varios Ptolomeos. Estaba consagrado a la adoración del dios Amon y actualmente es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Es considerado, por muchos, uno de los templos más bellos e imponentes. La entrada al templo tiene un valor de 35 LE (US$ 1,95) y está abierta de 6 a 22. Para su museo, sin embargo, se deben pagar otros 35 LE y sus horarios son de 9 a 13 y de 17 a 22.

El siguiente es el Templo de Karnak, que se inició a construir durante el Imperio Medio y se siguió expandiendo hasta la era Ptolemaica, aunque sus construcciones más sobresalientes son las del Imperio Nuevo. También estaba dedicado al dios Amon, aunque servía también para el culto de otros dioses. Esta ubicado a 2,5 kilómetros al norte de Luxor, al que se ‘une’ por su famosa “Avenida de las Esfinges”. La entrada cuesta 40 LE (2,24 dolares) y abre de 6 a 18:30.

El tercero es el templo de Hatshepsut, en Deir el-Bahari. Es un majestuoso templo excavado en la roca, situado junto a Luxor. Fue diseñado por el arquitecto Sennemut y dedicado a la única mujer que reinó en Egipto como faraón (aunque quedaron pocos restos de ella ya que todo lo referente a su persona fue destruido tras su muerte por Tutmosis III, al que le había arrebatado el trono 20 años antes). Es un templo que se visita rápido porque no es demasiado grande y que merece la pena por ser distinto al resto. Abre de 6 a 17 y la entrada cuesta 30 LE (US$ 1,68).

Por último, pero no por eso menos importante, se encuentra el templo de Abu Simbel. Fue construido dentro de la montaña por Ramsés II, y es sin dudas de lo más majestuoso que queda en Egipto de la era de los faraones. En este templo, Ramsés II se autoproclamó dios, ubicándose al lado de Amon. También dedicó gran parte de este templo a su esposa favorita, Nefertari, y a sus más de 90 hijos, a quienes nombra en sus paredes. En 1968 debió ser reubicado de su locación original debido a la construcción de la presa de Aswan y el lago Nasser, ya que sino quedaría sumergido bajo el agua. La entrada a este templo es la más costosa de todas, 70 LE (3,91 dólares), pero incluye una guía en inglés o español. La excursión hacia este templo es más económica si se saca a través de la agencia de turismo de Aswan.

Otros infaltables: uno es la visita al Valle de los Reyes. Se paga por grupos de tres tumbas (que no incluyen las de Tuthankamon ni Ay porque esas van aparte) y el precio es de 30 LE por cada grupo, en el horario de 6 a 17. La entrada a la tumba de Tutankamon cuesta 80 LE (4,47 dólares) y la de Ay, 20 LE.

Una atracción única y gratuita es la visita a los Colosos de Memnón. Están situados a la orilla occidental de Luxor y llaman la atención por su gigantismo y solemnidad. Están ubicados de forma tal que le dan la bienvenida a los que se acercan a descubrir las maravillas de la antigua Tebas y fueron construidos por el faraón Amenhotep III (también conocido como Amenofis III, cuyo reinado fue el más próspero de la historia de Egipto), a quien los colosos representan. Miden 18 metros de altura, y la leyenda dice que al amanecer ellos hablan, casi como si cobraran vida para expresar la nostalgia de su esplendor pasado.

Y hay mucho, mucho más. El Valle de las Reinas (con las tumbas de las reinas -la más imponente es la de Nefertari-) , los restos de la ciudad de Amarna (donde se llevó a cabo la revolución artística y religiosa monoteísta del faraón Akhenaton y su esposa Nefertiti), los templos de Edfu, Dendur, Philae, Elefantina y el de Dendera, donde se encuentra el mítico techo del zodiaco egipcio, el obelisco abandonado, la ciudad abandonada de los obreros, etc…

Las atracciones antiguas son infinitas en Egipto y por lo que evidencia la historia, el tiempo para visitarlas también lo será… pero más vale aprovechar los días que estemos allí planeando cada una de las visitas para sacarles el máximo provecho y aprender de esta civilización tan increíble.

¡Compartí!

¡RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER!

Sobre Agustina Andujar Cavallo 1115 Artículos
Periodista en Miami, Estados Unidos. Editora en Historias de Moda. Ex PRONTO.com.ar y Moda Pronto. Colaboré para Perfil y Saber Vivir. Youtuber de Make up, Skincare, Moda y Viajes. Community Manager. Instagram, Facebook y Twitter: @agusandujar