Parques Nacionales de Argentina: ¿qué hacer en invierno?

La oferta invernal argentina incluye una gran variedad de actividades de norte a sur en los Parques Nacionales Los Cardones, Calilegua, Talampaya, Sierra de las Quijadas, Iguazú, Mburucuyá, Iberá, Nahuel Huapi y Los Arrayanes, entre otros.

Argentina es uno de los países más extensos del mundo. Con 3330 kilómetros de largo y 1384 de ancho, tiene todo tipos de paisajes y temperaturas, lo que permite contar con diferentes alternativas para disfrutar del invierno austral. Desde las selvas y humedales del Litoral hasta los Andes nevados de la Patagonia, pasando por los desiertos triásicos de Cuyo y la transición de las Yungas a la Puna que ofrece el Noroeste Argentino (NOA), los distintos Parques Nacionales y Provinciales a lo largo y ancho del país ofrecen actividades distintas y únicas para estas vacaciones de invierno.

De la selva al desierto

La impronta cultural folclórica de Salta y Jujuy acompañan a los visitantes por las mágicas quebradas y desniveles de las rutas de esta región. Por el NOA encontramos algunos parques nacionales que ofrecen un lindo atractivo para quienes los visiten durante el invierno.

Al noroeste del mapaLos Cardones, uno de los tres parques nacionales con los que cuenta Salta, protege a la hermosa especie de cactus que le da nombre y que es también la más característica de la región. En el sector más empinado de la Cuesta del Obispo, se accede a Valle Encantado y desde allí por la recta del Tin Tin se puede acceder a diversos miradores y senderos, entre los que se destaca Secretos del Cardonal en un sector de diez mil hectáreas, cubiertas por más de medio millón de ejemplares.

Omnipresente, el Cerro Nevado de Cachi se impone como la formación más alta de los Valles Calchaquíes, con sus casi 6.400 metros de altura, recibiendo a montañistas de todo el mundo. Y a 10 kilómetros de Cachi, sobre la Ruta Nacional 40, Payogasta es una antigua población que alberga la sede administrativa del Parque e invita a disfrutar de una variada gastronomía regional, con platos tanto dulces como salados que incluyen ingredientes tradicionales como el cordero, el queso y la leche de cabra, el maíz y la quínoa, todos sabores ideales para acompañar con los vinos artesanales de altura.

Si buscamos disfrutar de un paisaje selvático, las Yungas es el nombre que recibe una selva única que crece al oriente de los Andes y precede a las alturas de la Puna. Se extiende por las distintas alturas de los faldeos entre 400 y 3.000 metros sobre el nivel del mar y alberga una gran variedad de ambientes en diferentes pisos de vegetación, permitiendo el desarrollo de flora y fauna específica: más de doscientas especies de árboles, ochenta variedades de helechos, cien especies de mamíferos, quinientas de aves y más de treinta de anfibios. 

En Jujuy, ascendiendo por la sinuosa Ruta Provincial Nº 83, se ingresa al Parque Nacional Calilegua para conocer los distintos estratos de esta “nuboselva” y sus senderos habilitados. Hay nueve senderos a lo largo del parque, con distintos grados de dificultad y duración, y la mayoría de ellos atraviesan la selva pedemontana y parten en las proximidades de la seccional de guardaparques ubicada en el acceso conocido como Aguas Negras. Los más destacados son el Sendero Guaraní, un recorrido en el que los aborígenes de la comunidad guaraní explican la naturaleza a través de su cosmovisión, y el sendero El Negrito, de mayor dificultad que el resto, que se inicia a 100 metros de la segunda seccional de guardaparques, en la Mesada de las Colmenas a 1.200 metros sobre el nivel del mar. Este recorrido puede realizarse en unas tres horas y durante éste se visita un sitio histórico conocido como Las Pircas, hasta descender al arroyo El Negrito.

Tras recorrer unos 60 kilómetros se llega a San Francisco, un poblado con servicios turísticos básicos y posibilidades de realizar excursiones locales a diferentes atractivos; o bien se puede seguir viaje hasta Valle Grande y Valle Colorado, la antesala de la Puna.

Recuerdos del pasado 

En el centro del país, La Rioja ofrece la posibilidad de ingresar en un escenario del período Triásico al visitar el Parque Nacional Talampaya y sus emblemáticos circuitos que se recorren desde sus dos áreas de servicios: el Cañón del Arco Iris y el Cañón de Talampaya. Este parque nacional está atravesado por la Ruta Nacional Nº 76, que nace en el cruce de los Baldecitos en su intersección con la Ruta Nacional N° 150 en el extremo sur del área protegida, y continúa hasta la localidad de Villa Unión, principal centro de servicios turísticos de la región, uniendo las localidades del oeste riojano con la Ciudad de Patquía, en la misma provincia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el mismo viaje se puede visitar, a unos ochenta kilómetros al sur por la RN 76, el vecino Parque Provincial Ischigualasto, en San Juan, un área de enorme relevancia paleontológica y escénica, que fue declarada sitio del Patrimonio Mundial junto a Talampaya. Las tierras de este parque provincial habitaron especies de dinosaurios como el Herrerasaurus, el Pisanosaurus y el Sanjuansaurus, que son algunas de las especies más antiguas de la historia.

El Parque Nacional Sierra de las Quijadas, en San Luis, muestra las paredes erosionadas del Potrero de la Aguada que destacan como el principal atractivo paisajístico del área. Aunque actualmente es un ambiente en que la falta de agua es la norma, los fósiles de la zona evidencian que el lugar fue bien distinto en otros tiempos, cuando bosques y lagunas eran abundantes. En días de invierno, una caminata de cuatro horas con guía permite descender hasta llegar a los colosales paredones rojizos del sendero Farallones para admirar la dimensión del lugar desde una escala humana.

El verde del Litoral

La triple frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina brinda especial contexto a una de las Siete Maravillas Naturales del mundo, en el Parque Nacional Iguazú, uno de los Sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Las Cataratas del Iguazú son el punto central de los dos parques homónimos que comparten un nombre que en idioma guaraní significa Aguas Grandes, y que año a año recibe más de 800 mil visitantes de todo el mundo.

La ciudad de Iguazú (del lado argentino) y Foz de Iguazú (del lado brasileño) ofrecen alternativas para la aventura y la observación de fauna a ambos lados del río, dos aeropuertos internacionales y múltiples servicios turísticos con una gran oferta de alojamiento, gastronomía y entretenimiento para todos los bolsillos.

La provincia de Corrientes tiene sus particularidades naturales y culturales para recibir a los visitantes, como los Esteros del Iberá, un gran ecosistema que tiene zonas abiertas al público en diversos sectores, tanto en su zona oriental, con la ciudad de Carlos Pellegrini como centro de servicios, como hacia el norte en la localidad de Ituzaingó, con el portal Cambyretá, y al oeste el portal San Nicolás, cercano a la ciudad de San Miguel. 

Básicamente, la zona del Litoral ofrece múltiples actividades, enfocadas principalmente en excursiones para avistaje de fauna y senderismo, brindando la experiencia única de transitar por unos de los humedales más extensos del planeta.

Los Andes nevados del sur

Sin dudas uno de los grandes atractivos de la Argentina a miras del mundo es la Patagonia andina. El norte de la Patagonia andina ya recibió las primeras nevadas del invierno y los centros de esquí vinculados a los parques nacionales Nahuel Huapi y Los Arrayanes inauguraron ya sus temporadas. Más abajo, cerca de los lagos, existen otras actividades que complementan este atractivo: trekking, travesías con raquetas, cabalgatas en la nieve y demás opciones se ofrecen como alternativa o complemento para los esquiadores y sus familias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las excursiones náuticas que parten de San Carlos de Bariloche y Villa La Angostura también se instalan como tradicionales actividades de invierno en la región. Las diversas opciones posibilitan un recorrido entre montañas hacia la Isla Victoria, Bosque de Arrayanes y Puerto Blest, sumando a estas travesías la variada oferta gastronómica de los platos típicos como el cordero patagónico, en un marco de bosques y montañas nevadas. También se puede realizar el gradioso recorrido del Camino de los Siete Lagos, aunque hay que tomar recaudos por la nieve en el camino.

Al oeste de la provincia de Chubut también podemos disfrutar de la belleza natural del Parque Nacional Los Alerces, que protege al bosque más antiguo de Sudamérica, el Alerzal Milenario, declarado Sitio Patrimonio Mundial por la UNESCO en julio de 2017.

Más al sur, uno de los destinos más elegidos por los turistas de todo el mundo se alza con majestuosidad. Se trata del Parque Nacional Los Glaciares, el área protegida más grande de la Argentina y Sitio de Patrimonio Mundial por la UNESCO desde 1981, que alberga una magnitud de glaciares, entre ellos el mítico Glaciar Perito Moreno, y cientos de lagunas y ríos de deshielo, lagos, cerros imponentes como el Cerro Fitz Roy y localidades para visitar como El Chaltén y El Calafate.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y por último, en la zona más austral del mundo, podemos visitar el increíble paisaje que ofrece la isla de Tierra del Fuego. Próximo a la ciudad de Ushuaia, se alza el Parque Nacional Tierra del Fuego, que preserva cerca de 70.000 hectáreas de bosques patagónicos e invita a disfrutar caminatas en contacto con la naturaleza virgen, además de actividades de invierno como ski, snowboard y paseos en trineo tirados por perros.

 

Agradecimientos: Parques Nacionales de Argentina

 

¿Te gustó este artículo? ¡No dejes de compartirlo!

¡Compartí!

¡RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER!

Sobre Agustina Andujar Cavallo 1115 Artículos
Periodista en Miami, Estados Unidos. Editora en Historias de Moda. Ex PRONTO.com.ar y Moda Pronto. Colaboré para Perfil y Saber Vivir. Youtuber de Make up, Skincare, Moda y Viajes. Community Manager. Instagram, Facebook y Twitter: @agusandujar