¿Qué hacer en París en 2 días?

Esta ciudad atrapante convoca miles de turistas que la visitan año tras año. Cómo conocerla en 48 horas.

París es la ciudad del amor, la moda, la patisserie (repostería), los quesos, los mejores vinos, la cuna del arte, la cultura e historia y un emblema de la realeza. En otras palabras, es una ciudad fascinante que vale la pena visitar. Pero si se la incluye en itinerarios de recorridos de Europa, no se suele disponer de mucho tiempo para conocerla en profundidad.

Si se cuenta sólo de 48 horas para visitarla, es importante planear bien la visita para disfrutarla al máximo. 

Foto: Bárbara Paula Groba
  • Planear el viaje con antelación: Es importante reservar tu hospedaje con anticipación para elegir un lugar bien estratégico para dormir. Los distritos del 1 al 9 suelen ser los más recomendados porque son los más cercanos a los atractivos turísticos y por sus múltiples medios de transporte.
  • Ir ligera:  Se aconseja no salir con demasiado peso para poder recorrer la ciudad de forma cómoda. Además, aunque es muy tentador, lo ideal es no comprar souvenirs en el primer puesto que se encuentre. Hay múltiples tiendas para comprar recuerdos de París a precios muy accesibles e incluso se puede regatear si se compran a vendedores ambulantes. Lo mejor es realizar las compras al finalizar el día de paseo. En la mochila hay que llevar sólo lo elemental: pasaporte (si es una copia, mejor), euros (hay múltiples casas de cambio pero para no perder tiempo), una botella de agua y un impermeable ligero (si se viaja en climas más fríos).
  • Caminar, caminar y más caminar: La ciudad cuenta con múltiples medios de transporte para recorrerla con facilidad. No obstante, no hay mejor experiencia para poder conocerla que perderse en sus calles, en sus puestos con postales, libros, cuadros y demás maravillas. Además es una ciudad pequeña y sencilla. Con calzado bien cómodo (se pueden armar outfits con glamour sin sacrificar los pies), caminá todo París.
Foto: Pixabay
  • Transporte público: Si preferís utilizar el transporte ya sea porque no se puede (o quiere) caminar tanto o el clima no acompaña, siempre se puede optar por el bus. Su valor es 1,90€, por persona y por un trayecto. Si se compra de a 10, tiene un costo de 16€.
  • No te pierdas su patisserie: Es lo que más fama tiene y hay un por qué. Comer un exquisito macaron, una croissant y probar todos los quesos que se pueda tiene que ser un must de la visita a París. Si gusta el vino, también se recomienda degustar una copa en algún restaurant gourmet.
  • Comer en París: La experiencia parisina no está completa si no se prueban sus platillos clásicos. Si se come en puestos callejeros hay que tener en cuenta que los precios rondan desde los 5€, pero llegan a los 30€  si se come en un restaurante de los más habituales.
  • Visitas imprescindibles: Si se cuenta con apenas dos días, lo mejor es recorrer algunos de los puntos más emblemáticos, como la Catedral Notre Dame, Montmartre, el Moulin Rouge, el Barrio Latino, la Torre Eiffel, el Arco de Triunfo y las Galerías Lafayatte en Champs-Élysées. Si se es apasionado por la historia, se puede visitar el Museo de Louvre y Versailles pero hay que tener en cuenta que sus recorridos pueden llevar varias horas.

Louvre: Es el museo más visitado del mundo. Ubicado en el Antiguo Palacio Real, fue inaugurado en 1793 como un museo universal en el que se exhiben arqueología y pinturas de todos los tiempos (su obra más antigua data de 7000 años atrás). Sus colecciones están divididas en ocho departamentos: Antigüedades de Egipto , Antigüedades de Grecia, Etrusca y Roma, Antigüedades Orientales, Arte Islámico, Pintura,  Esculturas, Objetos de Arte y Artes Gráficas.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Aunque cada sala es interesante en sí misma, no se puede visitar todo el museo en un día (algunos afirman que para recorrerlo por completo se necesitan tres días). Lo ideal es marcar en un mapa cuáles son las principales áreas de interés para priorizar visitar esos sitios ya que, como es muy organizado, se podrán recorrer con facilidad.

A tener en cuenta:

  • Abre todos los días excepto los martes.
  • La entrada cuesta 17€ si se compra en la web, y es la entrada rápida, sin filas, por lo que muchos lo sacan de este modo pero para ella es importante visitar el museo ni bien abre sus puertas. La entrada comprada en el momento sale 15 euros.   
  • Menores de 18 años (de cualquier nacionalidad) y residentes europeos menores de 26 no abonan entrada.

Catedral Notre Dame:  Es el edificio religioso más grande de Occidente. Se terminó de construir en 1245, está ubicada en la Isla de Cité y rodea al Río Sena. Esta catedral católica con su estilo gótico e icónicas gárgolas de piedra es una belleza arquitectónica y de gran valor histórico que fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco.

Hay diversas opciones para visitarla:

Foto: Bárbara Paula Groba
  • Sólo la iglesia, que es absolutamente gratuito.
  • Ascender a la cúpula de la catedral: desde allí se pueden apreciar de cerca las gárgolas de piedra y una privilegiada vista de toda la ciudad. Para visitarla hay que subir 387 escalones (no hay ascensor ni baños en el interior de la iglesia, por lo que se recomienda ir a los baños públicos antes de ingresar) y su entrada cuesta 8,50€ para los adultos y es gratis para menores de 18 años. Para ahorrar tiempo, es recomendable bajar la aplicación JeFile, que es gratuita, para seleccionar el horario de visita y no tener que hacer filas.
  • La cripta es gratis para los menores de 14 años, cuesta 5€ para los jóvenes entre 14 y 26 años y para los adultos tiene un valor de 7€. Es una visita agradable pero no vale la pena como para perder tiempo haciendo la fila para ingresar.
  • Citivatis (un sitio web que recomendamos para sacar tickets y excursiones en el mundo) realiza visitas guiadas gratuitas a la Catedral en español los sábados a las 14.30 horas
Foto: Pinterest Malena Edward

Montmartre:  Es el barrio de los cafés, las tiendas vintage y los pintores. Aquí se puede degustar un exquisito café acompañado con chocolate como también el vin chaud (vino caliente) y demás delicias gastronómicas. Hay diversos puestitos para comprar cuadros de arte, postales para el hogar (que no se observan en otros sitios de París) y también originales objetos inspirados en Le Petit Prince (El Principito), que pese a ser un personaje tan icónico de la ciudad, no es tan fácil de hallar. Hay que tener en cuenta que las calles de este barrio son empedradas y un poco empinadas.

Basílica de Sacre Coeur: En lo alto de la colina de Montmartre (a 130 metros de altura sobre París), está la basílica de Sacre Coeur (Sagrado Corazón) que tiene un estilo romano-bizantino y destaca por la pureza de su color blanco y sus cúpulas, en las que se puede apreciar la ciudad en todo su esplendor.

  • La basílica está abierta todos los días de 6 a 22.30 horas
  • La entrada es gratuita si se visita sólo la basílica. Si se visita la cúpula y la cripta el costo es de 5€ para los niños entre 4 y 16 años y 8€ para adultos. Si se opta sólo por la cúpula el valor es 4€ para los menores de entre 4 y16 años y 6€ para adultos. Ir a la cripta cuesta 2€ para los menores y 3 € para los adultos.

Barrio Latino:  Es una de las zonas más concurridas y animadas de París, con sus bares repletos de estudiantes y singulares pintores y artistas callejeros que precisamente son quienes imprimen ese peculiar aire bohemio que caracteriza este lugar. Cuna de grandes artistas de la historia, se encuentra muy cerca de la Universidad de La Sorbone y los famosísimos Jardines de Luxemburgo.

Moulin Rouge: Una de las paradas imperdibles para conocer la zona roja de París es el mítico cabaret Moulin Rouge. Si se desea ir a sus espectáculos (lo cuales son más que recomendados) hay que considerar que las entradas son muy costosas, por encima de los 100 €.

Foto: Pixabay

Torre Eiffel:  Es el ícono indiscutible de París. La dama de hierro, como la denominan, deslumbra por su majestuosidad y los bellísimos campos que la rodean. Aunque la mayoría quiere ir hasta la cima y tener una vista única de la ciudad, hay que tener en cuenta que:

  1. Es uno de los puntos más visitados y las colas para el ascenso suelen ser muy extensas.
  2. Como su diámetro es pequeño, si hay mucha gente en cada planta, suelen haber amontonamientos que no permiten disfrutar la experiencia (y hacen perder un tiempo valioso).
  3. Hay que sacar las entradas con antelación e ir en el horario matutino: es la mejor opción para poder hacer poca fila y hacer el ascenso a la punta.

La torre está abierta todos los días del año, con la única excepción del 14 y 15 de julio y las entradas por adulto tienen distintos valores:

  • En escaleras hasta la segunda planta: 10€
  • En escaleras hasta la cima: 19€
  • En ascensor hasta la segunda planta: 16€
  • En ascensor hasta la cima: 25€

Arco de Triunfo: fue construido en 1805 para conmemorar la victoria del ejército de Napoleón en la batalla de Austerlitz y se consolidó como una símbolo de Francia. Es una belleza arquitectónica en cuyos muros interiores están grabados los nombres de los generales del ejército francés y también tiene una tumba de un soldado que no logró ser identificado para representar a todos los soldados fallecidos en la Primera Guerra Mundial.

Foto: Bárbara Paula Groba

Para acercarse a él, hay que abonar una entrada y realmente amerita que lo hagas y que hagas su ascenso. Tiene una vista privilegiada de la ciudad, ya que está situado en el extremo oeste de Champs-Élysées, sobre la antigua Place de l’Etoile y actual Place Charles de Gaulle.

  • Abre todos los días de 10 a 22.30 horas
  • Se puede ascender a pie (y subir sus más de 300 escalones) o bien optar por el ascensor.
  • El costo de la subida es de 12€ y es gratuita para los ciudadanos europeos menores de 26 años.

Galerías Lafayette en Champs-Élysées: Es la cuna del lujo de París y una de las visitas imperdibles para  enteder por qué la ciudad es considerada como una de las más fashionistas del mundo. Resulta imperdible tanto para inspirarse en ideas de la moda parisina, ir de compras (si el bolsillo lo permite) y también disfrutar de su exquisita arquitectura. Se trata de un edificio histórico, con grandes galerías y una plaza central con cúpula de cristal.

El mejor momento del año para visitarla es en Navidad, cuando lo decoran con el árbol navideño más novedoso por estar al revés. Y el mejor horario del día es la noche. Subí a la azotea de las galerías y contemplá la ciudad de noche.

Para culminar tu visita parisina redescubrí la Torre Eiffel y volvela a visitar y disfrutá lo linda que es toda iluminada (tanto o más bella que de día).

¡Compartí!

¡Sumate a nuestro newsletter!

Sobre Barbara Paula Groba 1005 Artículos
Estudiante de Psicología en la UBA. Periodista egresada de TEA. Periodista Científica recibida en el Instituto Leloir. Editora de Historias de Moda y Se Dice Ciencia. EX Columnista de espectáculos en "Bondi, un viaje de vuelta" por Radio WU, redactora de Salud en Revista G y Anemix, redactora freelance en Planeta Guru, columnista de deportes en "Sin escalas", por Radio PRONTO. Twitter e Instagram: @barbigroba9