Seis libros para leer en Navidad

Foto de Navidad creado por freepik - www.freepik.es

La Navidad es una época del año que siempre atrajo a la gente y, sobre todo, a los creativos. Miles de historias se crearon en base a esta celebración que arrancó como algo meramente religioso y se transformó en una fiesta que reúne a miles de culturas y hasta religiones del mundo. Hay cinco de esas historias que se destacan entre todas por sus mensajes y que quisimos reunir en este post para que su espíritu y, sobre todo, sus enseñanzas nos inspiren en esta Navidad.

“Canción de Navidad” (A Christmas Carol), de Charles Dickens

Se trata de uno de los clásicos de las Fiestas, que hemos visto también en la gran pantalla en no una sino dos versiones de Disney (Los Fantasmas de Scrooge y Una Navidad con Mickey). Escrita por Charles Dickens y publicada el 19 de Diciembre de 1943, esta novela corta cuenta la historia del señor Scrooge, un hombre avaro, tacaño y solitario que no celebra la Navidad y solo piensa en ganar dinero pero a quien una noche esa manera de pensar le cambia rotundamente.

Una víspera de Navidad, Scrooge recibe la visita del fantasma de su antiguo socio, muerto años atrás, quien le cuenta que por haber sido avaro en vida, toda su maldad se convirtió en una larga y pesada cadena que deberá arrastrar por toda la eternidad, y le anuncia que a él le espera un destino aún peor y que tendrá una última oportunidad de cambiar cuando reciba la visita de los tres espíritus de la Navidad. Esta advertencia a Scrooge no le asusta; es más, hasta desafía la predicción. Pero finalmente la predicción se cumple: esa noche aparecen los tres espíritus navideños: el del Pasado, que le hace recordar a Scrooge su vida infantil y juvenil llena de melancolía y añoranza antes de su adicción por el trabajo y su desmedido afán de dinero. El del Presente, que le hace ver la actual situación de la familia de su empleado ,Bob, quien a pesar de su pobreza y de la enfermedad de su hijo Tim, celebra la Navidad. También le muestra cómo todas las personas celebran la Navidad; incluso su propio sobrino, Fred, quien lo hace de una manera irónica pero alegre, sin la presencia de su avaro y amargado tío, y antes de desaparecer a medianoche, le muestra a un par de niños de origen trágicamente humano: la Ignorancia y la Necesidad. Por último, lo visita el terrible y sombrío Espíritu del Futuro, que le muestra el destino de los avaros: su casa, saqueada por los pobres; el recuerdo gris de sus amigos de la Bolsa de Valores; la muerte del pequeño Tim y lo más espantoso: su propia tumba, ante la cual Scrooge se horroriza de tal forma que suplica una nueva oportunidad para cambiar. Entonces, el avaro despierta de su pesadilla, convertido en un hombre nuevo, generoso y amable, que celebra la Navidad y ayuda a quienes le rodean.

“Las cartas de Papá Noel”, de J.R.R. Tolkien

El escritor del Señor de los Anillos y El Hobbit y creador de la Tierra Media, también fue el encargado de hacer realidad el mundo de Papá Noel (aka Santa Claus) para sus hijos, y este libro es una muestra de ello. En él, se recopilan las cartas que Tolkien les escribía a sus hijos en Navidad simulando ser Papá Noel, en las que este querido personaje les narraba sus aventuras y las de sus ayudantes en el Polo Norte. Esta tradición duró de 1920, cuando su primer hijo John tenía 3 años, hasta 1943, cuando la pequeña Priscilla cumplió 14, y fue publicada en un libro tres años después de la muerte del escritor, con la edición de Baillie Tolkien, esposa de su hijo Christopher.

Las cartas originales estaban escritas a mano por Tolkien, simulando la letra temblorosa y vacilante de Papá Noel, quien es un anciano y vive en uno de los lugares más fríos de la Tierra. En ocasiones, había párrafos aparte con letras grandes y poderosas del Oso Polar Karhu, y otros con elegantes y ligeros trazos de pluma del elfo Ilbereth. Tolkien no sólo ponía especial dedicación a las cartas sino a los sobres. Diseñaba y dibujaba sobres, sellos y matasellos del Polo Norte para simular los envíos, que entregaba a sus hijos a través de la mediación del cartero o dejándolos junto a los regalos en la mañana de Navidad, como es tradición en el mundo anglosajón.

Este libro epistolar cuenta los diferentes acontecimientos que ocurren en el Polo Norte y que tienen como protagonista a Papá Noel y a su principal ayudante, Karhu («Oso Pardo» en finés), pero al que Papá Noel normalmente llama simplemente Oso Polar del Norte. A lo largo de los años fueron interviniendo otros fantásticos personajes del Polo, como gnomos rojos, muñecos de nieve, osos de las cavernas y los dos sobrinos de Karhu, llamados Paksu («Gordo» en finés) y Valkotukka («Peloblanco» en finés), que aparecieron un día de visita por el Polo y se quedaron para siempre. En los últimos años cobran más importancia las aventuras de los elfos, y su ayuda en la defensa de la casa de Papá Noel de los ataques de los trasgos (un tipo de duende). Parte de las últimas cartas fueron escritas por el elfo Ilbereth, secretario personal de Papá Noel.

“¡Cómo el Grinch se robó la Navidad!”, de Dr. Seuss

Este libro infantil del famoso Dr. Seuss al que vimos cobrar vida en el clásico “El Grinch” protagonizado por Jim Carrey y este Noviembre 2018 en una versión animada de Illumination, fue publicado en un escrito en versos con rima e ilustraciones del mismo autor en 1957 y es una crítica a la visión de la Navidad como algo comercial que satiriza a los que obtienen beneficios explotando la época navideña.

Su personaje principal es El Grinch, una criatura peluda y cascarrabias con un corazón “dos tallas menor” que vive en una cueva en lo alto del Monte Crumpit, una montaña de 3000 pies de altura (910 metros) y ubicada al norte de Villaquién, el hogar de los felices y afectuosos Quien. Su única compañía es su fiel perro, Max y desde su guarida, el Grinch puede oír los ruidosos preparativos navideños que tienen lugar en Villaquien. Envidioso de la alegría de los Quien, El Grinch planea bajar al pueblo y robar todos los adornos y regalos navideños y así impedir que llegue la Navidad. Sin embargo, descubre que, a pesar de haber conseguido robar todos los regalos y adornos de los Quien, la Navidad llega igualmente. Entonces se da cuenta de que la Navidad es mucho más que esos regalos, adornos y banquetes, y su corazón se hace tres veces más grande, haciéndolo devolver todos los regalos y adornos, y permitiéndole ser recibido afectuosamente en la comunidad de los Quien.

“El expreso polar”, de Chris Van Allsburg

Este cuento, redactado originalmente en 1985 y elegido ese mismo año por The New York Times como uno de los ‘mejores libros infantiles ilustrados’, es uno de los clásicos de la temporada de las Fiestas y fue llevado a la gran pantalla con Tom Hanks como protagonista y recibió tres nominaciones a los premios Oscar y un premio Grammy por la canción “Believe”.

La historia se centra en la existencia de “El expreso polar”, un tren de vapor que viaja hacia el Polo Norte en Nochebuena. Un niño cree que su amigo está equivocado al decir que San Nicolás (Papá Noel o Santa Claus) no existe por lo que este tren, con destino al Polo Norte, lo recoge frente a su casa la víspera de Navidad. Al montarse en el tren se percata de que había una enorme cantidad de niños vestidos con ropa de dormir. Durante el camino, todos cantaron cánticos de Navidad y comieron turrones, y al llegar al Polo Norte se encontraron con San Nicolás. Allí, él escoge a un niño para otorgarle el primer regalo de Navidad. De todas las cosas que podía escoger, este niño le pidió a San Nicolás un cascabel plateado de su trineo, para poder recordar ese mágico sonido de la Navidad. Con el cantar de las campanas de un enorme reloj, San Nicolás desapareció entre las alturas y todos los niños volvieron a abordar el tren. Una vez allí, los demás pidieron ver el cascabel y es en ese instante cuando el niño descubre que lo había perdido. Buscaron y buscaron y nunca lo encontraron. Muy triste el niño volvió a su casa sin el cascabel. Pero a la mañana siguiente, el día de Navidad, el niño y su hermana Sarah abrieron sus regalos y entre ellos  encontraron una pequeña caja con el cascabel plateado y una carta firmada por el Sr. N. Al agitar el cascabel los niños escucharon un fantástico sonido pero el padre y la madre no escucharon nada. Es que aunque dejó de sonar para algunos, el cascabel suena como tal para aquellos que verdaderamente creen en la Navidad.

“Vida y aventuras de Santa Claus”, de Frank Baum

El autor del fantástico mundo de “El Mago de Oz” creó esta una novela corta sobre el espíritu de la Navidad y sobre lo que significa ser Santa Claus. Se trata de una biografía sobre uno de los más importantes mitos de la cultura moderna.

Escrito a modo de cuento de hadas, cuenta la vida de Santa Claus, el hombre de los regalos navideños, durante tres etapas: desde que es adoptado por el hada Necile del bosque de Burzee, pasando por su madurez en el Valle de la Risa, hasta su ancianidad y ocaso. A través de sus páginas, se acompaña a Claus desde que es un bebé, cuando toma contacto con la humanidad a la que él pertenece, hasta que encuentra ese apego a los niños y decide proporcionarles felicidad con algo tan simple como un juguete. Aquí aparecen todas las tradiciones que hoy en día siguen vigentes, desde el significado de los calcetines llenos de regalos, los renos, el trineo, la fabricación del juguete, el árbol de navidad, la Nochebuena… Pero al mismo tiempo es una historia de fantasía en toda regla. La fascinación por el bosque de Burzee, ese bosque milenario que trasciende eras, intocable por el hombre y que perdura a lo largo de siglos y siglos, ejerce una simbología especial, pues es el lugar donde viven los seres mágicos que acompañan la novela. Desde Hadas, Duendes, Gnomos, Ryls, Knooks, pasando por los seres faéricos más importantes y de peso en el folklore tradicional mágico, la novela permite comprender la influencia que todo esto tendrá en Santa Claus, que no deja de ser un humano, y por tanto, tiene aspiraciones mundanas de acuerdo a su raza.

“Un recuerdo de Navidad”, de Truman Capote

Se trata de una de las más tiernas y celebradas historias escritas por Truman Capote, que vimos cobrar vida en la versión televisiva de ABC Stage del mismo nombre que protagonizó Geraldine Page y que contó con la voz del mismísimo Capote en off. Este cuento de 15 páginas, de rápida lectura y uno de los clásicos de la literatura navideña, es la evocación por parte del narrador de las Navidades de su infancia, aquellas que compartió con una prima lejana.

Quien relata la historia es Buddy, un niño de siete años que llega al hogar de unos parientes lejanos en Alabama. Buddy no consigue adaptarse con sus parientes lejanos, que son tíos y primos muy severos, estrictos y muy religiosos, y pasa mucho tiempo solo hasta que traba amistad con una de sus primas lejanas, una excéntrica y alocada anciana llamada Sook Fault (cuyo nombre no se conoce en esta historia pero sí en otras donde también son protagonistas) que dará pie a una bellísima historia de cariño entre los dos. Relegados por el resto de parientes, los dos esperan con impaciencia la Navidad, un periodo que disfrutan especialmente y en el que invierten el poco dinero que han ido ahorrando a lo largo del año. Compran todos los preparativos necesarios para hacer pasteles de fruta y regalarlo a conocidos e incluso tratan de enviarle uno al presidente Roosevelt. Las condiciones de vida en la época de la Depresión y sobre todo en el medio rural sureño no son fáciles, los ingredientes difíciles de conseguir pero aún así logran abstraerse de las visicitudes y disfrutar de cada momento juntos. Caminan durante horas hasta encontrar el abeto perfecto para hacer de árbol de Navidad y van acumulando recuerdos que muy difícilmente se borrarán de su memoria. Pero la historia de Buddy cambia bruscamente cuando su padre de Buddy decide que éste pase la Navidad con él en Nueva Orleans. Buddy cambió y ya no se deja impresionar por el esplendor de los regalos que su padre le ofrece mirando a través de los cristales de una tienda en la gran ciudad. El bien más preciado de Buddy será una cometa fabricada a mano por su prima, igual a la que Buddy le dio a ella. Mientras los demás miembros abren sus regalos, mucho mejores, en calidad material, que los que tienen preparados para estos dos primos que relegan, Buddy y su prima saldrán a volar las cometas, que se convertirán en los objetos que avivarán los recuerdos una vez que Buddy tenga que marcharse a estudiar lejos.

¡Compartí!

¡RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER!

Sobre Agustina Andujar Cavallo 1115 Artículos
Periodista en Miami, Estados Unidos. Editora en Historias de Moda. Ex PRONTO.com.ar y Moda Pronto. Colaboré para Perfil y Saber Vivir. Youtuber de Make up, Skincare, Moda y Viajes. Community Manager. Instagram, Facebook y Twitter: @agusandujar