La HISTORIA del CORSET, una prenda MILENARIA que VUELVE

La prenda sensual que modela la cintura vuelve a pisar fuerte en el mundo de la moda. Te contamos por qué esta prenda que se creó en la antigüedad se reinventa y sigue usándose al día de hoy.

La palabra corset deriva del término “cors” que es el diminutivo de cuerpo. En la Antigua Grecia y Roma se utilizaba para levantar el busto, afinar la cintura y practicar algunos deportes. No obstante recién en el siglo XVI se popularizó el uso de esta prenda por todas las mujeres, sin importar su posición social.

Catalina de Médici fue la propulsora de esta prenda. La noble prohibió que las mujeres tuvieran una cintura ancha en la Corte Real de Francia en 1550. Para poder disimular la figura y mostrar un cuerpo distinto al que tenían tuvieron que acudir a una prenda nueva que, a la larga, se convertiría en un obligatorio para las mujeres.

Los primeros corsets eran rígidos, incómodos y se armaban tanto con varillas de hierro o madera como también de hueso de ballena, que se colocaban en la parte frontal de la prenda. Se usaban para que la espalda quedara erguida, se levantara el busto y se reduciera la cintura, porque se pensaba que mejoraban la postura corporal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el Renacimiento, las mujeres abusaban del uso de los corsets porque usaban unos muy pequeños y ajustados para afinar la cintura a medidas poco saludables.

Esta prenda no sólo era cosa de mujeres… ¡Los hombres también los lucían! Los usaban con para que su pecho tenga una forma geométrica y que resalte el abdomen (viéndose prominente).

A fines del Siglo XVII, los corsets se hicieron más elaborados y fueron la prenda de moda que utilizaban las mujeres en los eventos sociales más importantes. El aro de la prenda empujaba el pecho hacia arriba para resaltar el busto, consiguiendo que la mujer se vuelva más curvilínea, tal como era el ideal de belleza en esa época.

La prenda siguió siendo usada también por hombres y niños a partir de los 7 años, principalmente en las clases sociales más altas. Era muy típico usar el Tightlacing (encordado ajustado) que implicaba ajustar el corset para que apriete lo máximo posible. La presión que se ejercía sobre el cuerpo era tal que incluso podía provocar daños en la columna, desmayos y hasta ¡desplazamiento de órganos!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el siglo XVIII, el uso del corset se calmó un poco. Aunque se siguieron usando, ya no eran cosa de todos los días y además tampoco eran tan ajustados.

De a poco esta prenda empezó a ser vista como un accesorio sexy y no como un elemento de opresión del cuerpo. El diseñador Jean Paul Gaultier saltó a la fama por los innovadores corsets que le diseñó a Madonna, quien reivindicó esta prenda para mostrar la libertad y el poder femenino. Las estrellas del pop siguieron su ejemplo luciendo esta seductora prenda en sus conciertos y videoclips.

Los corsets actuales son más holgados, de telas más flexibles y aunque en algunos diseños exhibe el busto, en otros, por el contrario, lo hace lucir más pequeño. Si bien logra marcar la cintura, no tiene efectos nocivos para la salud ni tampoco logra reducir centímetros (siempre y cuando se utilice para ocasiones especiales y en una medida que sea acorde a nuestro cuerpo).

“La vuelta del corset se debe a la voluntad de la mujer de expresar y reafirmar su feminidad. Hoy, la mujer no se encorseta por imposición sino por voluntad propia”, afirmó la diseñadora Maya Hansen en 2010 previendo el furor que causaría apenas unos años después.

Este 2017 volvió con furor a las pasarelas de marcas líderes como Dolce & Gabanna y Gucci para ser el accesorio fashion que otorga un look diferente y luce bien en todos los cuerpos.

Esta temporada se impusieron tanto los cinturones corsets como también aquellos que se utilizan sobre las remeras o vestidos, ya sean holgadas o ceñidas al cuerpo. La medida de éste varía según si se prefiere usarlo más o menos ajustado de acuerdo a la comodidad y a la ocasión.

Nicole Kidman, Scarlett Johanson, Kate Moss, Gigi Hadid y Kylie Minogue son algunas de las celebrities internacionales que incorporaron esta prenda íntima a sus looks diarios, y en Argentina fue la China Suárez quien se animó a lucirlo en sus presentaciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Te animás a usar corset?

About Barbara Paula Groba 980 Articles
Periodista egresada de TEA. Periodista Científica recibida en el Instituto Leloir. Editora de Historias de Moda y Se Dice Ciencia. Columnista de espectáculos en "Bondi, un viaje de vuelta" por Radio WU. . EX redactora de Salud en Revista G y Anemix, redactora freelance en Planeta Guru, columnista de deportes en "Sin escalas", por Radio PRONTO. Twitter e Instagram: @barbigroba9